Palabras de la Lic. Aura Celeste Fernández R., presidenta del Consejo Nacional de Bioética en Salud (CONABIOS), en la celebración del XV aniversario de esta institución.

Buenas noches

Señores miembros de la mesa de honor
Señores miembros del Consejo Nacional de Bioética en Salud (CONABIOS) y funcionarios presentes de esta institución
Señora Conferencista e invitada de honor, Dra. Jessie Orlich
Señoras y señores investigadores, médicos, funcionarios del sector salud.

Dr. Sabino Báez
Señores familiares de nuestros distinguidos reconocidos póstumos
Miembros de la prensa
Amigas y amigos todos

Nuestro agradecimiento por su acompañamiento en la celebración del décimo quinto aniversario del nacimiento del Consejo Nacional de Bioética en Salud (Conabios) y de nuestra designación como sus miembros integrantes.

Para nosotros este número 15 tiene mucho significado: muchos años de confianza en todos nosotros, pues desde que fue creado el Conabios y fuimos designados por el distinguido, a la sazón, Secretario de Salud Pública y Asistencia Social, el Dr. Sabino Báez, en el año 2004, no hemos sido removidos por ninguno de los demás Secretarios y Ministros de Salud Pública. Tiene mucho significado también, porque durante todo este tiempo hemos trabajo con denuedo, esmero, entusiasmo, de manera absolutamente honorífica y desinteresada y sobre todo, como árbitros imparciales en todo momento. No nos hemos dejado influenciar en situación alguna, ni por la amistad, ni por la admiración, ni por el desafecto, para determinar si un protocolo de investigación sometido a la consideración, debe o no ser aprobado. Todos los miembros discutimos de manera civilizada y con altura hasta que llegamos a una conclusión sobre cada protocolo de investigación, previo estudio de cada uno de nosotros y previo estudio y recomendación de uno de nuestros asesores consultantes. Lo que ha predominado en nuestra decisión ha sido comprobar si la investigación cumple con los principios bioéticos, metodológicos y científicos, y con ello hemos enfatizado en la autonomía de las personas y en que cada protocolo procure el mayor beneficio , no vaya a causar daño individual o colectivo, así como, que no viole la normativa nacional e internacional en materia de bioética.

Originalmente los miembros del Conabios fuimos: El Dr. Miguel Montalvo, el reverendo padre Ramón Alonso, el Dr. Fernando Sánchez Martínez, el Dr. Sergio Bencosme, el Dr. Hugo Mendoza, la Dra. Elizabeth Gómez, Dra. Argelia Aybar, Dr. José Plácido Montero, la Lic. Milagros de Maldonado y quien les dirije la palabra. De ese grupo permanecemos: el Dr. Montalvo, el Dr. Sánchez Martínez, la Dra. Gómez, el Dr. Montero y quien les habla. Por razones de mucho peso entre las que están, la salud y la parca inclemente, pasaron a sustituir a quienes no pudieron continuar: los doctores Josefina Zaiter de Zaglul y Rafael Bello, la Lic. Inmaculada Estévez, el Rvdo. Padre Diego López Luján, la Lic. Danna Irene de Corral, la Dra. Mariana Moreno y el Lic. Ramón Tejada Holguín (estos dos últimos distinguidos doctores, que junto a la Dra. Argelia Aybar ya no son miembros del Conabios, por causa ajenas a sus voluntades y a las nuestras). Nuestra recordación siempre a ellos y a los doctores Sergio Bencosme, Hugo Mendoza y a la Lic. Inmaculada de Maldonado, que para los que tenemos fe, pasaron a una mejor vida.

Como Uds. Saben, somos un órgano descentralizado del Ministerio de Salud Pública, somos el órgano rector de las investigaciones en salud que se llevan a cabo en la República Dominicana y somos asesores del Ministerio de Salud, en temas de Bioética.

A la fecha han sido introducidos para su evaluación y aprobación, 510 protocolos de investigación y 731 enmiendas a dichos protocolos y a consentimientos informados. Han sido aprobados por nosotros, 459 protocolos, 28 no han sido aprobados, 20 han sido observados y tres se encuentran en proceso de evaluación.

Algunos temas de los que han versado las investigaciones han sido sobre el VIH (la mayoría), siguiéndole la diabetes, las vacunas de varios tipos, la hipertensión, el glaucoma, cáncer de pulmón, osteoartritis de rodilla, tumores metastásicos de melanoma cutáneo, hipertensión ocular, catarata, acné vulgar, hipertensión arterial pulmonar, condiciones verrugosas, degeneración macular, artritis reumatoide, cáncer de células metastásicas, reducción de riesgo de fracturas en mujeres postmenopáusicas con osteosporosis, detección temprana de la leptospirosis humana, mejora de la visión relacionada con la edad, ablasión intravenosa en el tratamiento del reflujo de la vena safena mayor, cáncer de mama, vitíligo, trastorno obsesivo compulsivo y trastorno de pánico, prevención de accidentes cerebrales de niños con anemia de células falciformes, aloinjertos de pié en pacientes con quemaduras tipo AB, tuberculosis, nefritis lúpica activa, autismo, tratamiento trauma craneano significativo. También se han realizado estudios demográficos, estudios de vigilancia de comportamiento, encuestas y estudios observacionales.

Queremos informarles que estamos haciendo monitoreo a las investigaciones que hemos aprobado.

Un asunto que no puedo dejar de decirles es que en todo este tiempo tan sólo ha sido sometida una investigación relacionada con células madre, la cual no cumplió con los requisitos mínimos indispensables para poder ser aprobada.

Damos la bienvenida a nuestra invitada de honor, la Dra. Dra. Jessie Orlich, al tiempo de agradecerle su presencia entre nosotros y toda la buena experiencia y sabiduría que estoy segura que ella nos dejará. Que tenga una buena estadía en nuestro país que la recibe con absoluto beneplácito y sintiéndonos muy honrados.

No quiero terminar sin reconocer humildemente que todavía nos queda mucho por avanzar y que es nuestro interés prioritario que todos los protocolos que sean sometidos al Conabios puedan ser aprobados para que la medicina continúe avanzando y nosotros los dominicanos seamos importantes en esa historia.

Que pasen una feliz noche y de nuevo, muchas gracias por acompañarnos en esta celebración en la que ustedes todos son parte importante.

Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *